Sugerencias para minimizar los gastos de tu empresa

Especialmente cuando estamos comenzando, optimizar los gastos de nuestra empresa puede resultar clave para el inicio de la misma. Los gastos que tiene una empresa se derivan de todo tipo de cuestiones, desde contratar personal hasta el material de papelería que es necesario para poder llevar a cabo cualquier función.

Si a ello le sumamos los gastos imprescindibles tales como la luz, el agua o lo referente a la electricidad, el resultado es que los primeros meses tendemos a tener unos gastos fijos cada vez más elevados y este es uno de los problemas que debemos de evitar.

Por ello, a continuación te vamos a ofrecer una serie de propuestas con las que reducir al máximo los gastos de tu empresa, hasta convertirla en una organización totalmente eficiente en términos económicos.

 

Anota todos tus gastos y tus ingresos

La mejor manera para poder minimizar los gastos es conocerlos. En muchas empresas ocurre, y en las economías domésticas también, que no tenemos previsión ni control de los gastos que estamos afrontando mes a mes.

Por pequeños que sean, es importante que tengamos claras cuáles son las principales fuentes de destino de nuestro dinero. Seguro que, cuando analicemos los resultados, nos llevamos más de una sorpresa observando como destinamos dinero en cosas que no pensábamos que nos gastábamos.

Llevar un libro de cuentas es una de las mejores soluciones para poder afrontar este tipo de cuestión.

 

Ten relación con tus proveedores

Es importante la comunicación con tus proveedores. Seguro que ellos conocen mejor que nadie las ofertas a las que puedes acogerte y, si compras un volumen elevado, seguro que hay algún descuento del que te puedas beneficiar.

Si hablas con todos tus proveedores y negocias los precios con todos, el resultado al final de año puede suponer una importante cantidad de dinero.

También es importante que tengas en cuenta que, en caso de no poder negociar los precios, investigues el mercado y los diferentes proveedores que existen. Seguramente en alguno de ellos puedes encontrar el mismo producto a un precio inferior.

 

Escoge bien el software que vas a utilizar

Uno de los errores más típicos es instalar todo tipo de programas informáticos en todos los ordenadores, pese a que existan perfiles en la empresa que no vayan a hacer uso de este tipo de herramientas.

Las licencias de software pueden suponer un importante coste para las empresas, por lo que optimizarlas es clave para ahorrar en los costes de nuestra organización.

Si sabes que vas a tener contratados perfiles que no van a necesitar según qué programas, olvídate de los “por si acaso” y compra la licencia cuando sea realmente necesarios.

 

¿Has oído hablar del “open source”?

Muy relacionado con lo anterior se encuentran los programas con licencia pública. En la mayoría de software, especialmente los que engloban los programas más populares, existen alternativas en el mercado que no son de pago y que te van a permitir realizar las mismas funciones que si utilizaras el programa por el que debes de pagar una licencia.

Este tipo de recursos están ganando cada vez un mayor peso en la industria corporativa. Tanto es así que cada vez la oferta es más grande y podemos encontrar más alternativas.

Minimizar los gastos de la empresa debe de convertirse en una de las máximas prioridades. Mantener unos costes fijos bajos es importante para cuando existen épocas en las que nuestra facturación baje sin tenerlo previsto.

Apuesta por los recursos públicos y anota todos tus gastos, cualquier pequeño ahorro puede convertirse en un problema solucionado a finales de año.

Y tú, ¿conoces alguna forma más de minimizar los costes fijos de tu empresa?

*Echa también un vistazo a este artículo: «Los centros de negocio: una alternativa para el ahorro«.

Deja un comentario