¿Cómo disminuir los gastos de empresa?

Dirigir una empresa es una labor compleja, especialmente en el aspecto económico y financiero. A veces tenemos más gastos de los necesarios, o un presupuesto que antes se adecuaba a nuestras necesidades, ahora resulta obsoleto.

Por eso, desde RBT Business Centre queremos darte algunas pautas para, en caso necesario, puedas aplicarlas a tu empresa.

1. Producción

Conocer la rentabilidad real de los productos y servicios que se ofrecen es fundamental para el desarrollo de un negocio. Para ello es recomendable realizar un análisis DAFO de forma periódica y estudiar no sólo la rentabilidad real de la empresa, sino también las nuevas posibilidades de negocio.

2. Incentivos y subvenciones

Las administraciones públicas ofrecen ciertas bonificaciones o incentivos a las empresas. Consulta los requisitos de todas ellas para conocer si cumples los requisitos para recibirlas o solicitarlas.

Desde incentivos por la contratación hasta subvenciones para reacondicionar las instalaciones, consultar todas las facilidades que ofrece la Administración Pública puede suponer un gran ahorro a corto, medio y largo plazo.

3. IAE Y IBI

Analiza bien los impuestos locales, como el IBI y el IAE. No olvides que además del IBI, el valor catastral de un inmueble determina las tasas de basura o las plusvalías, por lo que puedes estar pagando un sobrecargo de entre un 10% y un 15% si sumamos todos los impuestos referenciados al catastro.

Pero si lo que quieres es conseguir un ahorro aún mayor en tu empresa, contratar un centro de negocios en lugar de seguir manteniendo tu oficina puede librarte de cualquier problema económico existente.

4. Reduce Activos Fijos

Recurrir a fórmulas de renting y leasing para cubrir necesidades de inversión en coches y equipos informáticos, puede ser un gran beneficio respecto al presupuesto.

Además, en el caso de los bienes o productos, pueden reemplazarse al cabo del tiempo estipulado (de 3 a 5 años), para evitar averías o desperfectos por su uso continuado, las cuales estarían cubiertas durante la vigencia del renting.

5. Ahorra con los servicios de un centro de negocios

El alquiler del espacio, Internet, la luz, la línea telefónica, las impresoras… Incluso los gastos más mínimos o insignificantes importan. Todos ellos pueden elevar un total muchas veces difícil de asumir.

En un centro de negocios encontrarás todas estas utilidades a un precio considerablemente más reducido. Puede ser la opción perfecta si encuentras el que mejor se adecue a tus necesidades.

6. Gestiona bien tus pagos y cobros

Debes tener especial precaución con los costes que se generan debido al incumplimiento de las condiciones contractuales de compra y errores en pagos.

Los más frecuentes suelen ser tales como descuento no aplicados, ingresos no efectuados y sobre todo incidencias en los flujos financieros.

Además, realizar incorrectamente alguna de estas transacciones puede ocasionarnos recargos o multas que supondrán unos gastos imprevistos para nuestro negocio.

7. Tu propia base de datos

Las grandes empresas cuentan con una gran ventaja y es que disponen de sus propias bases de datos, tanto de proveedores habituales como de potenciales. Y sólo tienen que realizar una breve búsqueda en ellas para encontrar al que necesitan. Sin estas bases de datos, buscar un nuevo proveedor podría convertirse en una labor de días o semanas.

Es por lo que las “pymes», deben seguir sus pasos e ir generando sus propias bases de datos a medida que consiguen potenciales proveedores.

Deja un comentario